Hay situaciones en las que la protección del mejor interés de su hijo hace que la toma de decisiones conjunta sea indeseable, desaconsejable o imposible. En estos casos, la corte puede designar un Guardián Ad Litem para su hijo.

A Guardián Ad Litem, en Indiana, es una persona designada para proteger los intereses de los niños u otras partes (por ejemplo, adultos discapacitados mentales, ancianos con demencia, etc.) que no son capaces de representarse a sí mismos ni de proteger sus propios intereses. Los Guardianes Ad Litem también se conocen como GAL. El único objetivo del GAL es garantizar que se defiendan los mejores intereses de la persona que representan. Debido a que la mayoría de los tribunales no permiten que los niños participen en un litigio, un GAL puede ser una buena manera de darle voz a su hijo en el juzgado.

Qué esperar con un Guardián Ad Litem

Para comprender las circunstancias lo mejor que pueden, un GAL realiza entrevistas con todos los miembros de la familia y, a veces, con cualquier otra parte interesada involucrada, incluidos los terapeutas y los miembros de la familia extendida. Con base en esas entrevistas, el GAL prepara un informe para el tribunal y ofrece su opinión informada sobre la mejor manera de servir a los intereses del niño. A menudo, los tribunales incorporarán el informe del GAL directamente en sus conclusiones y seguirán directamente las recomendaciones del GAL.

Posible desventaja de contratar un Guardián Ad Litem

Un GAL puede ser un fuerte defensor de sus hijos en asuntos legales familiares, y debe considerarse especialmente si usted y su ex cónyuge (o el futuro ex cónyuge) no pueden ponerse de acuerdo sobre qué es lo mejor para sus hijos.

Sin embargo, un GAL también se debe considerar como una opción de último recurso. Es importante recordar que el GAL, al igual que el juez, es un tercero externo e imparcial. En la mayoría de los casos, solo usted, como padre de sus hijos, sabe realmente qué es lo mejor para su familia. Introducir incluso al tercero más capacitado y calificado en el proceso de toma de decisiones puede dar como resultado una decisión que tanto usted como su ex cónyuge consideren decepcionante. Encontrar un terreno común con su futuro ex-cónyuge siempre le dará los mejores resultados.

Considere la posibilidad de consultar con un abogado calificado para determinar si su situación podría beneficiarse o requerir la participación de un Guardián Ad Litem, o si hay otros medios para proteger sus derechos y los de sus hijos. (Ver alternativas para resolución de disputas).

¡Póngase en contacto con nosotros hoy!

Si busca asesoramiento legal, llámenos al 317-735-8835 para programar una consulta confidencial o envíenos un correo electrónico a info@watanabelawin.com