Las leyes de división de propiedades en Indiana comienzan con la presunción de que todos los activos maritales (y las deudas) se dividirán en partes iguales. Si bien a veces hay factores que influyen en el juzgado para otorgar más a una parte o la otra, el juzgado siempre comienza en la división equitativa.

Proteger sus activos, o asegurarse de que se le otorgue lo que es legítimamente suyo, puede ser un proceso complicado, comenzando con la forma en que se definen esos activos. Sin una guía, la división de propiedades puede convertirse en una fuente de drama y animosidad innecesarias, haciendo que una situación que ya es difícil sea más dolorosa.

La teoría de la propiedad “One Pot”

En Indiana, el juzgado considerará todos los activos independientemente de cuándo se obtengan como bienes conyugales, con algunas excepciones. Esto incluirá activos adquiridos antes y durante el matrimonio, a menos que un acuerdo nupcial anterior o posterior indique lo contrario. La teoría de “One Pot” también considera todas las deudas de las partes al decidir cómo dividir la propiedad conyugal. Esto incluiría tarjetas de crédito y deudas de préstamos estudiantiles de las partes.

La presunción en Indiana es por una división igual de todos los activos y las deudas del matrimonio. Sin embargo, hay algunos factores que el juzgado considerará que pueden cambiar las cantidades otorgadas a cada lado. Estos factores incluyen, entre otros, la capacidad de ganancia de las partes, el nivel de educación de las personas, la duración del matrimonio, la propiedad antes del matrimonio, la contribución de cada parte al patrimonio familiar y la custodia de los hijos. La división de la propiedad queda a discreción del juzgado, pero cualquier desviación de la división 50/50 requiere que el juzgado explique el razonamiento detrás de la decisión.

Consideraciones sobre el hogar conyugal

Por lo general, la decisión más difícil de hacer con respecto a los activos es cómo dividir el hogar conyugal. Esta decisión rara vez es simple, ya que requiere que ambos cónyuges consideren cuidadosamente cosas como (pero no limitadas a) lo siguiente:

¿Alguno de ustedes se quedará en el hogar o se venderá?

Si uno de ustedes se queda en el hogar, ¿quién será responsable de la hipoteca?

¿Puede la persona que se queda en la casa pagar la hipoteca, los impuestos y los gastos de mantenimiento?

¿Cómo afectará el acuerdo el bienestar de cualquier niño involucrado?

Además, si se ha mudado fuera del hogar, su derecho a regresar puede cambiar. A pesar de que su nombre podría estar en la escritura, no puede simplemente volver a entrar porque ha cambiado de opinión.

Antes de tomar cualquier decisión sobre su casa, es aconsejable consultar a un abogado para garantizar que sus derechos estén protegidos y que no esté afectando los derechos de su cónyuge.

División de la Deuda Matrimonial

Lo que muchas personas no se dan cuenta es que la deuda matrimonial también se divide entre los cónyuges. Como es el caso de los activos, las deudas se dividen en partes iguales entre ustedes dos, lo cual es una consideración importante al analizar sus finanzas. Algunas (pero no todas) las consideraciones que necesita hacer. ¿Puede permitirse asumir la mitad de la deuda que usted y su cónyuge han contraído en el transcurso del matrimonio?

Si asume la mitad o parte de la deuda conyugal, ¿qué impacto tendrá en su puntaje crediticio?

Conciencia financiera

Nuestra hoja de trabajo de presupuesto para divorcios es un punto de partida útil para analizar sus finanzas, de modo que tenga una idea clara de lo que puede pagar después de su divorcio.

Descargar PDF

Pensión alimenticia / Mantenimiento

La pensión alimenticia se llama Mantenimiento en Indiana y es muy rara porque tenemos el sistema de “una olla”. La idea es que, debido a que obtiene la mitad de todo, activos y deudas, no debería haber ninguna necesidad adicional para el pago de mantenimiento. Sin embargo, este no siempre es el caso. En algunas circunstancias, el tribunal puede otorgar el mantenimiento, pero es muy raro y difícil de obtener en Indiana.

Las tres situaciones en las que el mantenimiento generalmente se puede otorgar son cuando un cónyuge sufre una discapacidad física o mental, donde un cónyuge tiene activos insuficientes para mantenerse y tiene la custodia de un niño discapacitado, o necesita buscar nuevas habilidades para obtener un empleo. La última situación se llama Mantenimiento de Rehabilitación, y está limitada a un máximo de tres años.

Conozca su situación financiera

Antes de solicitar el divorcio, es importante comprender lo que puede esperar después de que el proceso haya terminado y cómo se verá su vida y sus recursos. Consultar a un abogado calificado puede ayudarlo a comprender cómo son los aspectos financieros de un divorcio en Indiana y garantizar que se protejan sus mejores intereses.

¡Póngase en contacto con nosotros hoy!

Si está buscando asesoramiento legal sobre división de propiedad, llámenos al 317-735-8835 para programar una consulta confidencial GRATUITA o envíenos un correo electrónico a info@watanabelawin.com